Mi Road Trip en Marruecos #3 El desierto de Merzouga

Mi Road Trip en Marruecos #3 El desierto de Merzouga
¿Nos vemos en buenday, facebook, pinterest, y instagram ?

Merzouga

Después de Essaouira y Aït-ben-Haddou nos dirigíamos hacia las dunas de Merzouga en coche… 

En Marruecos en invierno anochece alrededor de las 6 de la tarde.

Teníamos reservado ya nuestro Riad para la noche, situado a medio camino entre Aït-ben-Haddou y el desierto de Merzouga. Los Riads son casas tradicionales marroquíes con un gran patio interior central y suelen tener por lo general solo 5 o 6 habitaciones. Son una buena alternativa entre una casa de huéspedes y un hotel. Con la calidez del primero y la comodidad e independencia del segundo.

En Marruecos me ha fascinado la belleza de las puertas. Incluso las puertas comunes y corrientes pueden ocultar algo… A veces, algunas puertas de Riads y casas pueden ser de lo mas comunes por fuera y revelar maravillas arquitectónicas por dentro! Como queriéndonos explicar la metáfora de la verdadera belleza (interior)…

Estaba anocheciendo cuando encontramos nuestro Riad. Fuimos los únicos huéspedes por esa noche y aún así, nos recibieron con un cálido fuego de chimenea y una aún más cálida bienvenida (aunque el invierno es suave, las noches son frías). Tuvimos el jacuzzi y el hammam para nosotros y cenamos a solas.

El día siguiente por la mañana seguimos nuestro camino por rutas maravillosas. Nos desviamos un poco de nuestro camino para ver las gargantas de Todra y llegamos a Merzouga a medio dia.

Merzouga es un pequeño pueblo muy tranquilo justo al lado del desierto, principal atracción de la zona. En el pueblo hay una multitud de Riads y casas de huéspedes siendo el punto de partida de excursiones en el desierto (aunque también tienes la posibilidad de dormir en las dunas bajo las estrellas). Al principio el plan era dormir en el desierto y despertarnos sobre las dunas pero finalmente dejamos la experiencia para otro viaje y nos quedamos pueblo para dormir ya que por ese periodo las noches son frías.

En cambio, dimos un paseo a lomo de dromedario alejándonos del pueblo hasta estar completamente solos, rodeados por dunas y alguna que otra huella de lagartija o fénec, para ver la puesta del sol.

 

 

marruecos desierto.merzouga desierto lago.marruecos

2 comentarios

  • Responder marzo 21, 2016

    Barbara

    Qué paisajes tan increíbles, parece sacado de una peli. Y sobre todo qué suerte (y qué lujo) tener el Riad para vosotros solos, experiencias así no se olvidan.
    Definitivamente, tengo que apuntar a mi lista un road trip por Marruecos :)

    • marzo 24, 2016

      Ania

      Sii! tuvimos mucha suerte y también ayudo mucho haber ido en temporada baja! :)
      Estoy segura de que te encantaría (por sus almendros en flor entre muchas cosas más!) ;)

Deja un commentario